domingo, 14 de junio de 2009

Se acabó Proyecto Integrado

- Bueno, ¿os habéis fijado en esa asignatura que hay nueva?

- ¿Qué asignatura?

- No sé, una que se llama Proyecto Integrado.

- Ahh, si si, ¿de qué irá?

- (…)

Una conversación como esta tuvo lugar varias veces al final del verano pasado. Se acercaba el momento de reiniciar las clases. Comenzábamos 1º de Bachillerato.

Bueno, 22 de septiembre de 2008, comienzan las clases para bachillerato. Nos reencontramos con nuestros compañeros, profesores (algunos ya conocidos y otros con los que tomábamos el primer contacto), y demás personal del centro. Era lunes y el primer día, por lo que no hicimos mucho durante la jornada. Pero, al día siguiente, el martes, comenzábamos con una nueva asignatura, que no nos sonaba de nada. Proyecto Integrado… ¿Y qué es eso?
Sabíamos que el profesor que se encargaba de impartirla era Miguel Roa, pero nada más. No sabíamos ni que se hacía en ella, ni si había exámenes o no, etc.
Y llegó el martes, ¿la primera clase de la jornada?: Proyecto Integrado.

Así empezamos nuestras andanzas con esta asignatura, de la que, por lo menos yo, he aprendido varias cosas.
Resultó ser que Proyecto Integrado era una asignatura en la que, como su propio nombre indica, debíamos poner en juego todos nuestros conocimientos hasta el momento para desenvolvernos en distintas tareas. Su objetivo estaba compuesto por una serie de competencias: (Extraído de: http://proyectointegradosanjuandedios.blogspot.com/)

- Competencia en comunicación lingüística

- Competencia matemática

- Competencia en el conocimiento y en la interacción con el mundo físico

- Tratamiento de la información y competencia digital

- Competencia para aprender a aprender

- Competencia social y ciudadana

- Autonomía e iniciativa personal

- Competencia cultural y artística

Creo que a lo largo de estos nueve meses, de una manera u de otra, hemos trabajo con todas estas competencias y que más o menos hemos sabido desenvolvernos.

Nuestras primeras tareas fueron: crear una cuenta en G-mail, formar un grupo con un máximo de cinco miembros y crear un blog en internet (en blogger). El e-mail sería nuestro método de contacto con el profesor para todo aquello que surgiera a lo largo del curso. El grupo duraría para todo el curso y todos los trabajos se harían con la participación de todos los miembros de dicho grupo. El blog serviría como diario y como medio de publicación de algunos de nuestros trabajos (opiniones, resúmenes, comentarios…).

Así nació nuestro grupo, “Ahora PI ya no es solamente 3.14”. Compuesto por cinco personas, dos chicos y tres chicas. José, Sara, Laura, Alejandro y Rocío. (El grupo permaneció de esta manera los dos primeros trimestres, el tercer trimestre se quedó reducido debido a la desmatriculación de dos de sus integrantes).

Para el primer trimestre, nuestro profesor decide abordar el tema de la Segunda Guerra Mundial. Nos hizo introducirnos en ella de muchas formas: lectura, películas, presentaciones PowerPoint e incluso, después de las navidades, realizamos una performance acompañando a una exposición, fruto de todo nuestro trabajo.

Bueno, y a leer se ha dicho. “El niño con el pijama de rayas” constituyó nuestro siguiente trabajo. Debíamos leernos la obra de John Boyne para luego hacer un control de lectura. También debíamos subir al blog una entrada en la que diéramos nuestras impresiones.

Avanza el curso y ahora toca ver “La lista de Schindler”, de la cual tendremos que realizar un comentario siguiendo un guión donde tendríamos que tratar varios aspectos de la película.

Otros trabajos consistieron en la captura de fotografías donde reflejásemos sentimientos contrarios a los que tuvieron los prisioneros de los campos de concentración. También, a cada grupo se le asignó un trabajo en particular.

Con todo lo recopilado se crea una exposición en el salón de actos. Allí pudimos ver fotografías, carteles informativos, pinturas, objetos, etc. Y al final del trayecto, sobre el escenario, se realizó una pequeña actuación de cómo era la vida en los campos de concentración. Un grupo de alumnos, llevando puesto el conocido traje de prisionero nazi, imitaba el comportamiento de estos prisioneros.

Se obtuvo de esta manera una excelente exposición. La verdad es que nos merecíamos que saliese bien. Llevábamos mucho tiempo trabajando sobre la Segunda Guerra Mundial como para que al final de todo nos saliese mal.

Acaba así el primer trimestre. Acaba así el tema se la Segunda Guerra Mundial, y comienza el nuevo tema a tratar: los viajes (que nos mantendrán ocupados durante el resto del curso).
Ya habíamos completado un tercio de la asignatura. Sabíamos lo que era Proyecto Integrado. Nos hemos quejado muchas veces a lo largo de todo el curso, pero yo creo que nadie se arrepiente de lo hecho en esta asignatura. Todos hemos sabido sacar algo de ella: maneras de trabajar, el trabajo en grupo y la compenetración, actitud crítica frente a la vida, etc.
Un ejemplo de cómo los prejuicios suele fallar. Todos, al principio de curso, decíamos: “verás esta asignatura…”, “esto no vale para nada”, “menuda porquería” (por no utilizar palabras malsonantes). Ahora, en recientes conversaciones que hemos tenido los distintos alumnos de esta asignatura, coincidimos en el hecho de que tan mala no ha sido esta asignatura, de que incluso nos ha gustado que estuviera. Lo que peor hemos llevado es tener que compaginarla con otras asignaturas que nos requerían más tiempo, o más esfuerzo. Pero así ha sido, estamos en junio, y hemos sabido sobrellevarla.

Pues bien, continúo con el resumen general de esta asignatura. He olvidado mencionar que en noviembre comenzamos una relación a través de blogger con un grupo de alumnos italianos. Se creó un blog “Comunicazione senza parole” (comunicación sin palabras) cuyo objetivo era entrar en contacto con los jóvenes italianos por medio de gestos. Al principio todo fue bien y más o menos siguió adelante. Pero llegó un punto en el que el blog no volvió a utilizarse, quién sabe si por pereza o simplemente por falta de interés.

Pues bien, siguiendo con el segundo trimestre, como ya digo, empezamos a tratar el tema de los viajes. Para no hacer tan tedioso el resumen de estos dos últimos trimestres realizaré un repaso rápido por las cosas más significativas que hemos hecho:

Tuvimos que leer “La vuelta al mundo en 80 días”, obra de la cual nos examinaríamos más adelante y de la cual tendríamos que elaborar un mapamundi donde marcásemos todo el recorrido que realizó Phileas Fogg (con la ayuda de algún programa de edición de imagen).

Vimos la película “Indiana Jones en busca del arca perdida”, la cual tuvimos que resumir a lo largo de las distintas entradas semanales del blog. Llevamos a cabo una serie de trabajos que fuimos entregando semanalmente. Los primeros consistieron en la organización de un viaje (horarios, vuelos, visitas, etc.). En segundo lugar tuvimos que diseñar un folleto de información turística sobre Medina Sidonia. Entre todo esto vimos otra nueva película “Bajo el sol de la Toscana”.

Y bueno, en la primera clase de Proyecto Integrado, nuestro profesor, Miguel Roa, nos dijo que si era viable y si disponíamos de medios suficientes, al final del curso realizaríamos un viaje a algún lugar que nosotros propusiéramos. Teniendo en cuenta que debía ser en tres días y el presupuesto no debería ser muy elevado.

En el tercer trimestre estuvimos viendo distintas posibilidades. Hubo propuestas de todo tipo: Lisboa, Salamanca, Granada, Córdoba, Tánger, etc. Pero por diversas causas ninguna de estas opciones siguió adelante. Una propuesta que nuestro profesor nos hizo fue, compartir un día de playa con un grupo de alumnos portugueses. Y finalmente esto fue lo que se hizo. A finales de mayo fuimos a la playa de Monte Gordo donde pasamos un día genial con los portugueses.
(Todo esto que voy rememorando puede leerse con mayor detenimiento y detalle en anteriores entradas de este mismo blog).

Ahora, nos encontramos a una semana del final del curso. Hemos acabado primero de bachillerato. Quedan una serie de exámenes finales, pero ya todo está hecho. Nueve meses nos separan de aquellas típicas conversaciones de verano: ¿cómo nos irá este curso?, ¿Qué asignatura es esta?, ¿Qué has cogido, ciencias o sociales?...
Y parece que fue ayer cuando entramos en el IES San Juan de Dios, siendo unos pre-adolescentes. Niños que no sabían lo que se les venía encima.
No hace mucho nos enteramos de que en segundo de bachillerato volveremos a tener clase de Proyecto Integrado. En un principio no sabíamos si esto era una buena o mala noticia. Pero yo creo que analizando un poco el transcurso de este curso, las cosas que hemos ido haciendo y aprendiendo a lo largo de las clases, deberían ser motivos suficientes como para decir que es una buena noticia. Proyecto Integrado nos ha hecho enfrentarnos a distintos elementos de la vida que algunos no conocíamos o que jamás antes habíamos puesto en práctica. No creo que muchos de nosotros supiéramos antes organizar un viaje de un modo ordenado y percatándonos de todos los detalles. Tampoco creo que hubiera muchos de nosotros que supiéramos trabajar en grupo de forma eficaz, participando en trabajos expuestos en clase o actuando sobre un escenario haciendo pasar por un prisionero de la guerra mundial.

Es cierto que la asignatura de Proyecto Integrado la lleva cada profesor como buenamente piensa que puede hacerlo mejor. Yo estoy muy contento con el método que ha seguido nuestro profesor. Ha sabido enfrentarnos con todas las competencias que enumeraba al principio de esta composición.

Las clases han sido muy amenas de una manera o de otra. La verdad es que nosotros no hemos sido muy participativos en clase, en el sentido de que hablamos más bien poco. Miguel, con sus PowerPoints, fotos, fragmentos de radios, videos, etc., ha sabido mantenernos con los ojos abiertos (aun teniendo la clase a primera hora de la mañana).
La verdad que el entrar en bachillerato es algo extremadamente positivo. Se nota mucho el cambio de la secundaria al bachillerato. Ya no solo por la complejidad de los estudios. Poco a poco vas notando como tu mente se remodela. El bachillerato hace que la mente se expanda y se centre en determinados asuntos. La educación secundaria no es capaz de aportar todo eso.

En general, mi valoración personal de todo este curso, y centrándome exclusivamente en la asignatura de P.I. es bastante positiva. No creí que esto fuese a ser así. Como todos, creía que iba a ser una asignatura pelmazo y aburrida. Y todo lo contrario, menos aburrimiento hemos tenido de todo. No me arrepiento de nada que hayamos hecho en clase. Todo me ha parecido correcto y creo no haber puesto mala cara a ninguna de las actividades propuestas. Incluso he llegado a participar en un concurso de fotografía, del que salí muy contento. La ganadora de dicho concurso fue Rocío, miembro de “Ahora PI ya no es solamente 3.14”.

Como ha sido habitual a lo largo de todo el curso, cada semana hemos ido subiendo un resumen de lo que se ha hecho en clase. Que menso que acabar esta entrada comentando lo sucedido en la anterior clase de Proyecto Integrado.
Nuestra anterior clase estuvo centrada sobre todo en la visualización de distintos materiales audiovisuales. De cada uno de ellos se podía sacar algún tipo de conclusión. Pudimos ver videos, un fragmento de un programa de radio, presentaciones PowerPoint, etc.

Al principio de la clase Miguel nos pasó una encuesta que debíamos rellenar anónimamente. Las preguntas de esta encuesta iban encaminadas a qué nos ha parecido la asignatura de Proyecto Integrado en relación a los temas tratados y también en relación con el profesor que imparte la asignatura. Tras rellenarla se la entregamos y más tarde, Miguel, elaboró una gráfica donde recogió los resultados obtenidos. Esta gráfica se encuentra en la página del blog de la asignatura.


Para terminar, me gustaría darle las gracias a Miguel Roa por todo su esfuerzo y toda la dedicación que ha puesto hacia nosotros. Su preocupación por que todo nos saliese bien y su intención de convertirnos en personas un poco más adultas.

Alejandro Hermoso Astorga.
1º BTO. C.T.
Proyecto Integrado.


No hay comentarios: