jueves, 9 de octubre de 2008

Comentario sobre "El niño del pijama de rayas".


¡Buenas de nuevo! A jueves que estamos me decido finalmente a poner mi artículo. Esta vez nuestra entrada debe tratar principalmente sobre nuestra impresión de El niño del pijama de rayas, ahora que todos nos lo hemos leído (o deberíamos haberlo hecho) y este martes pasado hicimos el examen.

Para empezar comenzaré explicando lo que hicimos el martes en P.I. En primer lugar Miguel Roa nos resolvió unas cuantas dudas que teníamos y en los próximos 20 minutos estuvimos haciendo el control de lectura sobre el libro que llevamos tratando desde principio de curso. El control no fue demasiado difícil, sí un poco largo para lo que nos tenían acostumbrados, pero vaya, igualmente fácil si habíamos leído el libro. Había unas 25 ó 30 preguntas, no me acuerdo bien, algunas me pillaron un poco indecisa pero según he visto en la tabla de los resultados en el blog principal de P.I. el examen ha salido bastante bien. A lo que iba, cuando terminamos el examen nos dirigimos a la sala de proyecciones para ver unas cuantas presentaciones y fotos sobre el Holocausto Nazi, tema del que trataremos en este trimestre.
En las presentaciones que nos puso nuestro profesor se podía ver la evolución nazi, todo lo que fueron ganando y cómo gracias a las tropas estadounidenses fueron derrotados. Volvimos a ver todos juntos la presentación que nos mandó Miguel por correo.

Y ahora toca comentar mi opinión sobre el libro, tema principal de este artículo. El libro me lo había visto en muchas librerías y lo tuve en mis manos muchas veces, dispuesta a comprármelo pero siempre había otro que me llamaba más la atención. Por mi cumpleaños me lo regaló una amiga y como tenía ganas de leerlo lo terminé en apenas dos noches o así.
Para mí es un libro complicado, no de leer, si no de entender y de apreciar. Si queremos entender de una manera plena la historia que narra, hay que tener, previamente, conocimientos sobre lo que ocurrió en aquella época en determinados lugares. Creo que en este tema de conocimientos el que más y el que menos sabe todo el daño que se hizo o como mínimo, saber que hubo un supremo que se dedicó a matar a diestro y siniestro a todo el que no le siguiera.
El libro en sí trata el tema de una manera muy sutil, diferente a todas las versiones que ha habido
. Quizás por esto haya tenido tantísima relevancia, por la manera. Al principio no tenía ni idea de qué iba, hasta que pasaron unos cuantos capítulos no pude comprender el tema central, aunque claro, nunca me pensaba que fuera a terminar de ese modo. Todo el libro cuenta la historia de Bruno, un niño cuyo padre trabaja para Hitler y se ve obligado a mudarse él y su familia a una casa junto a un campo de concentración. Allí, Bruno pasa horas y horas aburrido hasta que conoce a Shmuel, otro protagonista principal, al otro lado de la verja. Bruno cuenta en primera persona este libro desconociendo por completo el significado real de esa valla, sin saber el por qué su nuevo amigo lleva un traje a rayas y por qué personas demacradas caen desplomadas al suelo al otro lado de su casa. El libro no muestra la verdadera crueldad de los acontecimientos de forma directa, pero cualquiera que lea el libro puede intuir y reconocer que lo que pasó es y será una de las mayores masacres cometidas por los humanos. Sin duda se recomienda su lectura a cualquier tipo de lector, ya que no presenta dificultades en su comprensión, tiene un lenguaje fácil de entender y el número de páginas no llega al adjetivo de "tocho". Aunque claro, no por todo esto pienso que es el libro perfecto. El final es altamente interesante, una vez llegas a los últimos capítulos no puedes parar, pero en los demás capítulos falta algo. Algo que se podría llamar acción, o algo de trama, no sé de qué manera exacta definirlo. Cuando terminas se te queda (o se me queda a mí, mejor no generalizar) ese sentimiento raro, indescriptible parecido a "¿y ahora qué?", aunque siempre es mejor que un no rotundo, claro.

Resumiendo todo lo que acabo de escribir, el libro es recomendable, muy interesante, especial pero si hay que darle una crítica sería esa, al menos desde el punto de vista de una estudiante de dieciséis años, falta de acción. Por lo demás, muy bueno, ahora sólo queda ver la película.

Bueno, este es mi comentario del libro. Ya que hemos terminado esta actividad, ahora toca comenzar a preparar la siguiente. En este caso, debemos hacer tres fotos contrarias a otra foto que nos ha mandado Miguel, para luego ponerlas en una exposición en el Salón de Actos. Pero no adelanto más, ya se irá comentando en próximas entradas.

De nuevo siento no haber podido subir este artículo antes pero tiene problemas y he tardado más de lo que me hubiera gustado.

Un saludo a todos y hasta la semana que viene.


1 comentario:

Miguel Roa dijo...

Muy buena tu entrada.